Imagen de perfil

Respirando a nuestro aire

Durante muchas décadas se ha entrenado a cantantes, actores y oradores en el control de la respiración.

Bajo la premisa de que para la voz había un sólo tipo de respiración válida: la mal llamada “diafragmática”   (-mal llamada porque todas las respiraciones son diafragmáticas) , se dedicaban muchas horas a la práctica de ejercicios que pretendían instaurar unos hábitos respiratorios basados en el apoyo diafragmático. Cuando no en el fortalecimiento del diafragma, sin tener en cuenta ni que el susodicho sólo está activo en la inspiración y no en la espiración (que es el momento respiratorio que interesa a la voz), ni que, afortunadamente, para todos el diafragma ya es lo suficientemente fuerte, ni tan siquiera que el diafragma es un músculo involuntario, es decir, sobre el que no podemos actuar.
Afortunadamente en los últimos años cada vez son más los especialistas que basándose tanto en el conocimiento anátomo-fisiológico como en las consecuencias que produce el entrenamiento respiratorio dirigido al control abdominal (rigidez, excesiva toma de aire, exceso de presión subglótica…) abogan por respetar los estilos respiratorios individuales y por dirigir los entrenamientos a reinstaurar los mecanismos naturales de la dinámica respiratoria.

Y es que la respiración es y debe seguir siendo un proceso dinámico, fluctuante, variable  para que a lo largo del día , y de la vida, se adapte de manera automática a las distintas situaciones que vivimos. No respiramos del mismo modo recién despertados que en la ducha, caminando, escuchando con atención, riendo o cuando estamos preocupados.

Tanto las acciones que realizamos como las emociones que nos acontecen producen cambios en la dinámica respiratoria.Pretender una respiración homogénea es casi lo mismo que pretender que no nos suceda nada.

No sólo cada actividad y cada emoción van acompañadas de un tipo de respiración, sino que además cada cual posee unas preferencias respiratorias propias (igual que un estilo de andar o de escribir).
El entrenamiento en la distensión de la musculatura abdominal  sirve para propiciar que la respiración siga siendo permeable a las distintas actividades, emociones y rasgos individuales. Técnicas como la inspiración por retroceso elástico o el SPLAT son de gran utilidad para ese cometido.

No comments, be the first one to comment !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Login

Create an Account Back to login/register
X