Imagen de perfil

Hasta que los adverbios nos separen

Si tú me dices “más”, lo dejo todo.

Hace unas semanas el periódico ABC publicó un artículo en el que exponían los resultados de una curiosa investigación.
Si, previamente a su lectura, nos preguntaran qué categorías gramaticales son las decisivas para lograr un buen entendimiento, probablemente responderíamos que los sustantivos, adjetivos y verbos (las llamadas palabras de contenido). Sin embargo, la investigación realizada apunta hacia lo contrario, al parecer son las palabras funcionales (adverbios, preposiciones, determinantes) las que resultan claves en el entendimiento y, como consecuencia, en la duración de una relación.
La palabra dicha se nutre de significantes parciales: el tono, el tempo, el volumen, el timbre, el ritmo… también significan y al hacerlo pulen, delimitan, acotan el significado de la palabra. Podríamos decir que logran que a lo que tiene ya un significado se le pueda añadir un sentido. El hecho de que las palabras funcionales posean un significado impreciso, convierte a esas emanaciones sonoras de la palabra dicha en especialmente importantes para su entendimiento.
Decía Mauthner que verbos, adverbios, nombres  o adjetivos no son meras categorías gramaticales sino modos de ver el mundo y, según parece, debía tener razón.
Licencia de Creative Commons

No comments, be the first one to comment !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Login

Create an Account Back to login/register
X